martes, 18 de julio de 2017

El espíritu áspero de Gonzalo Hidalgo Bayal


Consulta su disponibilidad

“El espíritu áspero”, Gonzalo Hidalgo Bayal.

Tusquets Editores, colección Andanzas


Si ustedes logran atravesar esa cortina, que se cierra ante el misterio, y que suele consistir, casi siempre, en las veinte primeras páginas; si lo consiguen, digo, y mojan el pulgar con la intención de seguir leyendo, de seguro se van a dar un chapuzón en el más “genuino” castellano.

Gracias a Hidalgo Bayal recuperamos su esencia, la del castellano digo, tanto tiempo despistada.

El regocijo por una lectura de las “que nunca se acaben…” si atraviesan la cortina.



Resumen

El día en que se celebra el banquete de jubilación de don Gumersindo, llegan a Murania viejos alumnos, se preparan discursos y las autoridades locales deciden dedicarle un libro homenaje. Durante su elaboración, el narrador, compañero de instituto, descubre que el profesor de latín, excéntrico y erudito, cáustico y sin embargo paladín de la cultura clásica y del trato benévolo con los alumnos, ha dejado escritos 237 folios autobiográficos. El espíritu áspero quiere ser la memoria de ese singularísimo personaje, y de todas sus circunstancias. Fiel a los recuerdos manuscritos, el narrador relata, por una parte, su infancia rural, su formación en un internado con los padres hervacianos o sus experiencias como profesor inexperto y luego venerable, pero, por otra, además de incorporar anécdotas legendarias que cuentan los alumnos o conversaciones de tertulia, incluye brillantes escarceos literarios, repletos de hallazgos verbales, acordes con el uso lúdico y humorístico de la lengua –rimas y palíndromos, apodos y paranomasias– que el profesor ha practicado a lo largo de su vida.

Seguir por E-mail